Horario de atención: Lunes a Viernes de 10:00 a 19:00 hrs y Sábado de 10:00 a 13:00 hrs.

Cerrar

¿Qué estás buscando?

FDJ - Fundación Diabetes Juvenil de Chile

"La educación no es parte del tratamiento de la Diabetes, es El tratamiento...". Elliot P. Joslin

Ser miembro no tiene costo.
Inscríbete aquí.

¡INCORPÓRATE HOY!
Cerrar

Ficha de Inscripción

La Fundación Diabetes Juvenil de Chile, está disponible para ti y toda tu familia de manera totalmente GRATUITA. Para ser miembro el único requisito es usar insulina a permanencia. Si es tu caso, debes seguir estos 2 pasos:

1.- Llenar ficha de inscripción y enviarla.
2.- Asistir a la reunión de bienvenida que se coordinará una vez recibidos tus datos.
*Si eres de regiones te enviaremos el material de bienvenida por correo certificado para terminar con tu inscripción.









Diabetes Tipo 1
Diabetes Tipo 2 con uso de insulina

Una vez enviado este formulario, el equipo de la Fundación se contactará vía email para hacerte entrega del material educacional y terminar tu proceso de inscripción en forma presencial.

La responsabilidad de cuidar a tu hijo con diabetes
7 de Octubre 2016

Siempre que pensamos en nuestros hijos somos capaces de hacer lo que sea por ellos, cuidarlos, mimarlos, ayudarlos, desvelarnos, o, incluso, postergar nuestras necesidades por ellos y por ver sus caras llenas de sonrisas.

Justamente el artículo de hoy tiene como temática que analicemos qué cosas postergar por nuestros hijos, y qué repercusiones puede tener a nivel personal como mamás o papás.

Todos sabemos que a la llegada de un hijo, le acompañan muchas responsabilidades, tanto con nosotros mismo como padres, como con nuestro hijo, las cuales son ineludibles o irrenunciables. A esto debemos sumarle, a que si tiene una condición de vida como la diabetes, nuestros cuidados y preocupaciones aumentan exponencialmente.

La responsabilidad de cuidar a un hijo o hija con diabetes implica, en muchas ocasiones, que la madre o padre maneje eventos vitales para la calidad de vida de este niño. Nuestras preocupaciones y ocupaciones giran en torno a él, a cómo estará en el colegio, cómo se sentirá en la casa de su amigo, ¿habrá llevado todos sus insumos?, recordar horas médicas, anotar glicemias, etc. Y todas las otras preocupaciones, tales como supermercado, almuerzo, otros hijos, reuniones, trabajo, y así, la lista se puede hacer interminable.

Como son tantas cosas que memorizar, recordar y hacer, es muy posible que algo se nos escape o se nos olvide, y lo más probable es que, en muy pocas ocasiones, sea algo referido a la diabetes, ya que llega a utilizar nuestro primer lugar en la cabeza. Todas estas preocupaciones y ocupaciones, pueden afectar de algún modo, nuestra calidad de vida.

La OMS define la calidad de vida como “la percepción del individuo de su posición en la vida en el contexto de la cultura y sistemas de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, expectativas valores e intereses.” Si bien, esta evaluación ha ido variando con el tiempo, actualmente hace referencia a la evaluación subjetiva y objetiva de varias dimensiones en la vida, como por ejemplo, la social, física y psicológica.

La dimensión social hace referencia a la percepción del individuo acerca de las relaciones interpersonales, y el rol social como necesidad de apoyo.

Muchas veces ocurre, que al tener tantas preocupaciones, dejamos de lado nuestro desarrollo social, y es difícil recordar cuándo fue la última vez que nos tomamos un café con una amiga, o hace cuanto no visitamos a una. Tal vez, nos encontremos con que hemos compartido poco nuestras inquietudes fuera el contexto de la familia, o que incluso, dentro de la familia han sido pocos los momentos para poder compartirlo.

La dimensión física, tiene relación con la vida física en general, y al tener muchas preocupaciones es frecuente escuchar además alteraciones del sueño, del apetito, o dolores varios (cabeza, estómago, entre otras). Todos estos síntomas son una alerta de que algo no anda bien en nuestras vidas, o con nosotros mismos.

En la dimensión psicológica, puede ocurrir que se observen más dificultades para concentrarse, para recordar cosas (ya que hay que estar atenta a muchas situaciones). Podemos sentirnos más sensibles, mas enojones, o con sentimiento de culpa por sentir que tal vez no estamos dando todo lo necesario en el cuidado de nuestro hijo. Esto, si bien se observa en un nivel más agudo, frente al diagnóstico, también se puede dar en otros momentos o contextos.

Si bien, todas las dimensiones tienen una relevancia especial, es importante lograr identificar qué cosas hemos dejado de hacer debido a nuestras preocupaciones u ocupaciones. Qué cosas nos hemos planteado retomar y tal vez, por alguna razón aun no lo podemos realizar. O, simplemente que necesitamos para aumentar nuestra calidad de vida, ya que al estar nosotros mejor, sin duda que nuestros hijos también lo estarán.

Ser madre o padre de un hijo con diabetes, te convierte en un padre especial, sin embargo es importante no ser el único responsable de cuidar y velar por él, ya que la responsabilidad es grande, el gasto energético también, y no siempre estaremos nosotros para brindarle todas las soluciones que necesite.

Alianza por un Chile Sin Diabetes

18869460